un espacio para el espiritu un espacio para tí

 Técnicas de meditación, terapias alternativas, masajes que sanan y abren las puertas del despertar interior, aquí descubrirás el mundo del tantra y sus secretos contados de manera sencilla.

header pnk-bubbles

Capítulo III

Búsqueda del Maestro de Yoga

En este capítulo proporcionaremos la información necesaria que nos permita encontrar un buen guía espiritual adecuado a nuestra necesidades, hablaremos sobre todo de la persona que posee el rango de Maestro de Yoga, también denominado comúnmente como gurú o swamji, su búsqueda no ha de ceñirse a lo banal, no es correcto pensar en tener un maestro sólo por la creencia de que debe ser agradable contar con él, o quizás por el impulso inconsciente de pertenecer a algo y ser miembro de una estructura en la recreación ilusoria de lo social.

 

Al comienzo de nuestro viaje por el universo del yoga es aconsejable tener una cierta guía, aunque no absolutamente necesario. Algunas personas están tan sumergidas en el plano espiritual que no necesitan la orientación de otro individuo, otros sin embargo a pesar de su interés son almas tan perdidas y obstinadas, para los que sí es muy recomendable seguir numerosas disciplinas y ejercicios por parte de alguien iniciado.

 

Existen numerosas modalidades de maestro, éste no tiene por que ser una persona física que esté viva actualmente, pueden ser también sabias escrituras, un blog de internet, un programa de radio, animales y otras inesperadas situaciones del destino que nos sirven como señales de indicación.

 

El verdadero gurú, aquel que disipa la oscuridad, debería ser entendido como el conjunto de luz emitida por todos éstos gurús menores.

Estos maestros van y vienen, hay muchos y en diferentes modalidades como hemos dicho y están por todas partes, lo difícil de encontrar son verdaderos discípulos. Es aquí donde se explica el dicho popular en el mundo oriental. "cuando el alumno esté preparado aparecerá el maestro" que nos da a entender que, no es tan importante lo bueno que pueda ser el maestro, si no que lo realmente importante en el yoga es ser un buen alumno . Y es cuando uno se convierte en buen discípulo cuando por magnetismo e intuición es capaz de vislumbrar una señal indicadora probablemente muy cercana a él y que antes estaba oculta... llegado el momento en que el alumno no puede seguir abordando la práctica espiritual por sí mismo siente la necesidad de un guía personal este aspirante hace una petición sincera de ayuda con la misma devoción e interés equiparables a afrontar los retos más difíciles que puede plantear la aventura de vivir.

 

Cuando alguien encuentra un gurú que le va bien, suele tender a la idea incorrecta de que ese maestro es el único válido, transmisor del conocimiento absoluto y de santidad incalculable. Esto deja poco espacio para la realidad que posee  diferentes enfoques y formas de abordar las cosas.

 

Lejos de querer promover aquí un ambiente sectarista, hay que recordar que ante el maestro ha de mantenerse una actitud de humildad, servicio, receptividad y devoción hacia su esencia. Si queremos que el aprendizaje sea efectivo. Y un buen maestro ha de saber entender la dificultad de adquirir y mantener esa actitud de entrega y obediencia.

 

Veamos ahora cómo puede ser comprendida la figura del gurú. La personificación del maestro puede ser entendida como un ser humano perfeccionado. Y debe tenerse en cuenta que alguien que alcanza una pureza espiritual alta suele ser una persona que sufre mucho en su interior dentro de éste mundo terrenal (aunque haya aprendido a asimilar el dolor), hay que añadir que son personas que han adquirido seguramente algún vicio, enfermedad o problema de carácter, elementos necesarios para poder estar ligados a éste mundo, dado que nada absolutamente perfecto puede existir en este imperfecto mundo. Es difícil predecir lo que se propone exactamente un gurú, lo que piensa al decir o al hacer determinadas cosas, sólo un maestro puede conocer y aplicar los métodos de otros maestros, en un momento dado el gurú parecerá perfectamente lógico y racional al siguiente parecerá alguien loco y disparatado, unas veces será muy amable y atento otras parecerá una fiera iracunda, un día harás algo que él felicitará, otro día harás lo mismo  y te hará sentir avergonzado. La severidad en general de los maestros suele ser muy variable de unos a otros, habiendo algunos que optan por la máxima autoridad y castigo como formas de actuar en su enseñanza.

 

Algunos tienen sustanciosas cuentas bancarias, otros no tienen apenas ni ropa y están siempre mendigando. Ciertos maestros siguen las tradiciones más ancestrales, mientras otros buscan lo moderno y extremado. El maestro también puede ser entendido como un espejo que refleja las imperfecciones que no vemos nosotros. Responde exactamente lo que se proyecta en él como un imán cuyos polos se cargan en relacción al discípulo, unas veces atrayéndolo y otras rechazándolo.

 

Alejaos de las malas compañías en vuestro proceso de aprendizaje, para evitar falsos maestros os proponemos una serie de recomendaciones para que los podáis evitar.

 

1 El impostor suele justificar los servicios hacia él en forma de tributo exigiendo grandes sumas de dinero de forma regular.

 

2 El falso gurú alimenta el ego de sus alumnos haciéndoles creer que son grandes entidades y elegidos como avatares que reparan el destino de la humanidad.

 

3 Fomenta la personificación de las entidades espirituales.

 

4 Abusa de ritualismos y magias

 

5 Es alcohólico y o cocainómano. Pues éstas sustancias deterioran y anulan la percepción. Estas trasladan al campo más bajo del plano o dimensión astral (hablaremos de ésto y mucho más en próximos capítulos), y es por ello que los borrachos pueden ver y describir perfectamente las aberrantes criaturas y espectros que ahí existen.

 

6 Focaliza su trabajo en una conciencia de grupo sectarista que provocando incitando al desapego a todo menos a esa fuerza colectiva, punto esencial de la creacción de adeptos que pierden la voluntad. Uno de los secretos esenciales de la estafa es incitar a los seguidores a la captación de nuevos miembros.

 

7 Huele a libro de autoayuda y todo es muy amable y positivo.

 

8 Todo menos el resto de escuelas o ashrams que no pertenecen a su red y que éste desprecia y prohíbe con frecuencia.

 

La clave para llegar a entender y encontrar al gurú es darse cuenta de que su apariencia es como la de cualquier otra cosa.

Si eres capaz de ver tus imperfecciones empezarás a ver la verdadera esencia del gurú. Recordad que la introspección será pues necesaria para ser un buen alumno.

Yoga naturamare